Elefante bendiciendo, Templo Jambukeswarar, Tamil Nadu, India. Foto de Annette Bonnier, Gitty Blog

Elefante bendiciendo, Tamil Nadu, India. Foto de Annette Bonnier

Recuerdo la primera vez que vi estos majestuosos animales, fuera de zool√≥gicos, fue en el 2003 en India.¬† Los encontrabas en los templos, decorados con tiza o pinturas de colores, en patrones arm√≥nicos; la gente los alimenta o les da dinero, los elefantes estiran su trompa para recibir lo que los feligreses o visitantes ofrecen, si es comida, se la comen, si es dinero, se lo pasan a su due√Īo/ cuidador.¬† Despu√©s de recibir lo que les ofreces, te ‚Äúbendicen‚ÄĚ toc√°ndote la cabeza con su trompa.¬† Durante mis dos a√Īos y medio en el pa√≠s, lo hice varias veces, e incluso, mont√© en elefante, en Jaipur, subiendo al Fuerte de Jaipur.¬† Hay muchos elefantes decorados, cada uno con una alfombra, silla con espacio para dos personas adultas y hasta un parasol.¬† En ese momento me parec√≠a ‚Äúex√≥tico e imperdible‚ÄĚ, como lo habr√°n pensado muchos de los que est√°n leyendo esto.

No solo lo tenían "mendigando" en las calles de Bangkok, sino también lo disfrazan :-(. Bangkok, 2006.

No solo lo ten√≠an ¬ęmendigando¬Ľ en las calles de Bangkok, sino tambi√©n lo disfrazan :-(. Bangkok, 2006.

Despu√©s, al llegar a Tailandia en el 2005, a√ļn se pod√≠an ver elefantes con sus cuidanderos deambulando por las zonas m√°s tur√≠sticas de Bangkok, y a cambio de 20 THB, te daban bananas para alimentarlos. Luego, hacia el 2007 (si mi memoria no me falla), prohibieron los elefantes en las calles de Bangkok (aunque se siguieron viendo por muchos a√Īos m√°s en las calles de otras ciudades o a las afueras de Bangkok). Aunque esto podr√≠a ser ex√≥tico a los ojos de algunos turistas, era el equivalente a tener a los elefantes pidiendo limosna en las calles, a cambio de algo de comida.

Un a√Īo despu√©s de mi llegada a Tailandia, visit√© dos campos de elefantes. En el primero, esto fue lo que vi (y as√≠ eran la mayor√≠a de campos en ese entonces): A la llegada, nos sent√°bamos en unas gradas, y empezaban a aparecer los elefantes, cada uno con su mahout (nombre que se le da en Tailandia al cuidador de elefantes) y empezaban a hacer shows: recog√≠an madera (lo que hac√≠an en la antig√ľedad, y de donde muchos han sido ‚Äúrescatados‚ÄĚ, aunque a√ļn hay lugares en donde a√ļn los usan para trabajos pesados, sobre todo en Myanmar,) se paraban en las patas traseras, algunos en las delanteras, recog√≠an basura, jugaban futbol o basket, pintaban con sus trompas (luego se vend√≠an esas pinturas) y hasta hac√≠an masajes a algunos turistas.

Campo de Elefantes, Norte de Tailandia, 2006

Campo de Elefantes, Norte de Tailandia, 2006

Despu√©s del show, se daba un paseo en elefante ‚Äúpor la jungla‚ÄĚ, dos (a veces tres) turistas por elefante, sentados en una silla y el mahout sentado en el cuello del elefante.¬† Los mahout llevan consigo un palo, que termina en un gancho puntudo, con el que controlan al elefante.¬† Despu√©s del paseo, nos acerc√°bamos al r√≠o, para ver c√≥mo los elefantes se refrescan.¬† Cuando los elefantes no estaban haciendo shows o paseando turistas, estaban todos juntos en la misma zona, con una pierna amarrada a una cadena, sobre un piso de cemento, all√≠ uno se pod√≠a acercar a darles comida (bananas, generalmente), que te vend√≠an en el mismo lugar.¬† Ese era el programa tradicional de un campo de elefantes en el norte de Tailandia, en el cual particip√© un par de veces (2006-07) y, reconozco, envi√© muchos grupos de turistas all√≠ como parte de mi trabajo.¬† En ese momento no sab√≠a o no lograba ver claramente lo qu√© hab√≠a detr√°s de esta ‚Äúimperdible‚ÄĚ atracci√≥n. ¬†Despu√©s de varios a√Īos en la industria de turismo en Tailandia, de haber aprendido m√°s del tema, de haber visitado muchos campos de elefantes de diferentes tipos, no volver√≠a a este tipo de campos mencionados anteriormente y siempre que puedo, recomiendo a mis clientes que eviten hacerlo.

El segundo campo de elefantes que visit√© en ese viaje era m√°s peque√Īo, parte del hotel Anantara Golden Triangle, en donde los elefantes se encontraban en un ambiente m√°s natural, dorm√≠an en la selva en la noche, aunque en el d√≠a los ten√≠an en la zona com√ļn, que era de tierra (piso natural), y ah√≠ estaban con una cadena peque√Īa, aunque claramente estaban en mejores condiciones que en el otro campo y se ve√≠an mejor, m√°s saludables, y de alguna forma, m√°s contentos.

Foto de http://elephantnaturepark.org

Foto tomada de http://elephantnaturepark.org

En esa √©poca empezaron a existir otro tipo de experiencias con elefantes, pero no eran tan conocidas o no estaban al alcance de todos los visitantes. A√Īos despu√©s el tema de los elefantes empez√≥ a tener m√°s controversia. El primer ‚Äúsantuario‚ÄĚ que apareci√≥, fue el Elephant Nature Park, en donde no era posible montar en elefante, √ļnicamente alimentarlos y observarlos. Ten√≠an (a√ļn lo tienen) un programa de voluntariado, en donde se puede ir a pasar una o dos noches (o m√°s), para ayudar a cuidar a los elefantes, prepararles comida, limpiar sus desperdicios y ayudar a mantener el lugar.¬† Como esto es un privilegio, obviamente se paga para hacer este trabajo, los ingresos van hacia la fundaci√≥n y hacia el cuidado de los elefantes (que no es barato), y para cubrir los gastos de hospedaje (que es muy b√°sico y sencillo) y comida de los voluntarios. All√≠ te explican el maltrato que han sufrido los elefantes en Tailandia, el v√≠nculo tan fuerte que hay entre el elefante y su mahout, la historia de cada uno de los elefantes rescatados, y tambi√©n c√≥mo son los elefantes (su gran inteligencia, lo que necesitan, comen, c√≥mo es un elefante saludable, etc.).

La controversia fue aumentando, se fue conociendo m√°s informaci√≥n de la crueldad que existe en los procesos de entrenamiento de elefantes (conocido como: romperles el esp√≠ritu) y como consecuencia, muchas agencias y tour-operadores en Europa empezaron a dejar de incluir en sus itinerarios paseos en elefantes y shows con elefantes.¬† Algunas de las medidas eran m√°s flexibles, ya que aqu√≠ no se habla √ļnicamente de los elefantes y su bienestar, al parar completamente las experiencias con elefantes, se empiezan a generar otras consecuencias sociales de esta decisi√≥n, a las que me referir√© m√°s adelante.

Patara Elephant Farm, 2015

Al ver las medidas que estaba tomando la industria, y para poder continuar en el mercado, se empezaron a replicar santuarios de elefantes al estilo del Elephant Nature Park y tambi√©n surgieron otros incluyendo mezclas diferentes de actividades con elefantes y sin paseos y shows, todos hablando de sostenibilidad, responsabilidad, bienestar animal y elefantes rescatados. Algunos buscando sinceramente el bienestar de los elefantes; muchos otros haciendo ‚Äúgreen washing‚ÄĚ, es decir, vendiendo la idea de que son campos responsables y √©ticos, tomando algunas acciones al respecto, pero sin mejorar las condiciones reales de los animales.

Esto ha sido un tema relativamente nuevo, teniendo más fuerza hace menos de una década.  Cuando asistí en febrero del 2019 a la Conferencia de Turismo Sostenible de Asia Pacífico en Chiang Mai, organizada por el GSTC, Global Sustainable Tourism Council (Consejo Global de Turismo Sostenible, organismo de la ONU encargado de regular las prácticas de turismo sostenible), apenas se había elegido a un responsable para crear los parámetros para las prácticas de turismo responsable en lo que se refiere a elefantes, campos de elefantes y experiencias con elefantes; aunque a nivel privado, ya se estaban haciendo todo tipo de estudios y hasta tesis universitarias, en esta conferencia se presentaron opiniones diversas al respecto, de lo cual se puede hablar por horas.

Continuar√°…¬† ELEFANTES EN ASIA ‚Äď Mi experiencia – Parte 2¬†

Aclaraci√≥n: Este escrito es basado en mi experiencia, en el tiempo que he vivido en Tailandia y en el Sudeste Asi√°tico, como en todo lo que he aprendido (empresas con las que he trabajado y estudios que he tomado). No pretendo ser una experta en el tema o considerar tener la √ļltima palabra al respecto.¬† Mi objetivo es compartir mi informaci√≥n para ayudar a tu decisi√≥n en el momento de elegir actividades con elefantes. Es un tema complejo, por eso este escrito (o escritos) result√≥ m√°s largo de lo esperado.